Publicado el

Exposición México Textil.

Semanas  atrás  visite de manera exprés la Ciudad de México para deleitarme con la exposición México textil en el Museo de Arte Popular.

Lo impresionante de esta exposición es la cantidad de textiles e indumentaria histórica del país reunida en un solo lugar, aproximadamente eran 300 piezas y cada una de ellas representando diferentes décadas, regiones y usos.

La primer parte se centra en la sublime indumentaria eclesiástica del siglo XIX de estilo neoclásica elaborada en sedas de terciopelo y brocados, bordadas en hilo de oro y plata.

Casullas de seda del siglo XIX, bordadas con hilo de plata.
Frontal de altar del siglo XIX realizado en terciopelo de seda y bordado en hilo de plata & oro (Esta pieza es propiedad del acervo histórico del país y esta resguardada en la catedral metropolitana de Cdmx)

La segunda y mayor parte de la exposición se centra en la indumentaria indígena, aquí nos explican las diversas técnicas de elaboración, teñido, regiones y décadas de cada una de estas valiosas piezas, así como la evolución que han tenido por medio de re-interpretaciones como las del maestro Ramón Valdiosera y Beatriz Russek.

 

Estas dos fotos son de una impresionante colección de blusas y huipiles, correspondientes a Oaxaca, Chiapas, Puebla, Estado de México y Tlaxcala.

Huipiles pertenecientes a diferentes regiones de Oaxaca y Chiapas.

 

 

Una tabla que explica los diferentes materiales naturales que utilizan para teñir el algodón, la lana y seda, así como las diferentes tonalidades que se obtiene de cada uno.
Colección de Quexquémitl, elaborados con telar de cintura de las regiones de Hidalgo, Puebla, Estado de México y Jalisco.

 

Traje de Acateca, la blusa esta elaborada en satén de seda, con bordados de hilo de algodón, enredo tejido en telar de cintura con bordados de hilo de seda. Fue hecha en Guerrero
Detalle del bordado con hilo de algodón y lentejuela.
Detalle del bordado del enredo.

 

Reinterpretación de un huipil maya por Ramón Valdiosera

 

Bocetos de Ramón Valdiosera para diferentes películas de la época del cine de oro en México.

 

Diseño de Beatriz Russek elaborado en telar de cintura, inspirado en la cosmovisión de Amuzgo.

 

Mi favorito, huipil de Amatlán de los Reyes Veracruz, elaborado en telar de cintura de Algodón con brocado de seda.

 

Espectacular detalle del brocado de seda.

 

Lo impresionante de esta parte de la exposición es el presenciar la diversidad de indumentaria que existe en el país, las diferentes técnicas de elaboración como el telar de cintura y la implementación del telar de pedal a partir de la llegada de los españoles.

La cuarta parte de esta exposición nos explica las re-interpretaciónes  y la adaptación en la actualidad de la indumentaria tradicional, de la mano de diseñadoras como Beatriz Russek, Carla Fernández, Yakampot, quienes se caracterizan por trabajar directamente con las artesanas.

Reinterpretacion de varios Quexquémitl y de huipiles diseñados por Carla Fernández, Yakampot .

La quinta y ultima parte vemos algunos ejemplos de como en la actualidad las grandes firmas de diseñador y el fast fashion  (Pineda Covallin, Carolina Herrera, Zara, Mango, Rapsodia) se han dedicado a plagiar de forma voraz las cosmovisiones de las comunidades indígenas del país.

Blusa de Rapsodia «inspirada» en el diseño de San Antonino Oaxaca, Blusa de Isabel Marant «inspirada» en Santa María Tlahuitoltepec, Falda «inspirada» en los bordados de Tenango de Doria.

Si amas la historia, la indumentaria tradicional y la alta costura, definitivamente te recomiendo esta exposición que estará en el Museo de Arte Popular hasta el 02 de Septiembre.

¡Nos vemos la próxima semana!

Besos vintage, Yohana.

Publicado el

El Rebozo.

¿Cuándo me traes a mi negra? Que la quiero ver aquí, con su rebozo de seda, que le traje de Tepic.

¿Existirá una pieza mas iconica de la identidad mexicana que el REBOZO? creo que no así que hoy en nuestro miércoles de cuentos hablaremos un poco mas de esta maravillosa pieza llena de identidad y tradición mexicana.

Sus orígenes datan  aproximadamente desde  1572, en su obra historia de las indias, el fraile dominico Diego Durán hace mención del rebozo. Esta prenda nació de la necesidad que tenían las mujeres mestizas de cubrirse para entrar a los templos. Inspiradas en las tocas que los frailes impusieron a las mujeres indígenas  y en  las mantillas españolas, los tejedores aprovecharon el telar prehispánico para tejer rebozos de algodón, de seda y de lana. Las indígenas acostumbraban a hilar con uso o malacate las fibras que empleaban para tejer. Del mismo modo, trabajaban la seda y la lana sin abandonar el ixtle ni el algodón blanco ni el de color coyuebe, de origen prehispánico. El uso del rebozo se hizo pronto muy popular. Lo hicieron suyo primero mestizas y poco antes de terminar el siglo XVI, negras, mulatas e indígenas.

El rebozo es el paño de hombros para envolver el corazón de la mujer y prolongar la ternura de sus brazos. Anónimo.

El uso del rebozo ha sido de lo más variado. Mientras damas de alta alcurnia lo utilizaban dentro de sus casas, las mujeres del pueblo no salían a la calle sin él. Para ellas era abrigo, monedero, cuna, tendedero, pañuelo y mortaja, las religiosas, en su vida claustral, usaban el de color azul y blanco, el de “hilo de bolita”. En contraste al ocurrir una riña de vecindad, el rebozo pasaba a ser arma de combate. Por ultimo, la mujer otomí tenía la costumbre de mojar la punta de un rebozo en el agua de la fuente cuando recordaba a su novio, ademas  ser básico en el uso maternal para cargar al niño de brazos, cubrir la belleza juvenil en misa, acompañar en la última morada, como accesorio de ornamento o simplemente, para taparse del frío.

Actualmente esta prenda mexicana esta en crisis, debido a que no hay un relevo generacional que se dedique a su elaboración.  así que estamos en el tiempo exacto de verlo como un arte y un oficio, del arte popular mexicano.

dsc04703-1

1-rebozo

Rebozo michoacano de Tarecuato  años 60’s Pieza disponible en tienda.

Publicado el

Irene Pulos.

Siempre hemos sabido que México es dueño de una diversidad  que cualquier otro país envidiaría, ademas de ser increíblemente hermoso y lleno de contrastes de lo cual deberíamos sentirnos orgullosos.

Hace 4 años que ingrese al 100% al mundo del vintage siempre tuve la curiosidad acerca de los diseñadores MEXICANOS VINTAGE, que a decir verdad encontrar información acerca de ellos es muy restringido, es mas fácil encontrar información proveniente de una fuente extranjera o a menos que puedas contactar a alguien cercano al diseñador como es el caso de:

IRENE PULOS

Esta gran mujer proveniente de Guamúchil, Sinaloa fue una de las mas prosperas y grandes diseñadoras de moda en México en la época  «Artesanal chic» (70’s- 80’s)  junto a otras diseñadoras como Josefa  y Diana Martín, su mision fue rescatar lo más bello y rico de la ropa mexicana, trascendiendo fronteras y conquistando el gusto de refinadas damas del extranjero.

Nacida en una familia de empresarios creativos. Su abuelo proveniente de Grecia llego a México y abrió los primeros cines de Guamúchil  y su padre tenia un negocio de espectáculo de variedades. Irene  con esta consigna familiar siempre «inventaba su forma de hacer las cosas» de soltera puso  la primera boutique de Los Mochis junto a una amiga  y recién casada, abrió la primera tienda de alimentos vegetarianos de la ciudad.

Vista frente huipil Irene Pulos
Vista frente de un diseño de Irene Pulos

Al quedar viuda y con dos hijos pequeños. en 1976  Irene se vio obligada  a salir de Sinaloa y buscar en Guadalajara la forma de mejorar su situación, laboró, primero, en el Hotel Fénix y después, en el Hotel Las Pérgolas, en el área de alimentos y bebidas, en una ocasión  declaro.

Ese trabajo de hotelera me dio el contacto con los extranjeros y el deseo de sacar un producto digno y de calidad, que fuera un atractivo más para los turistas.

Inclinándose por la creación de una línea de ropa mexicana.

vista lateral Irene Pulos
Vista lateral de un diseño de Irene Pulos

Su primer taller fue la sala de su casa, con dos ayudantes y sin conocimiento de la materia,  Irene hacia de todo, menos bordar y coser. Fue tanta la pasión en su trabajo que el éxito no se hizo esperar. Una tienda de Ajijic, en la ribera de Chapala, sirvió como escaparate inicial para sus modelos y a partir de Ahí, vinieron los pedidos de mayoreo:

Fue algo muy sencillo, pues la ropa abrió su propio mercado, sin tener que salir a vender ni tener que tocar puertas.

En 1980 Pulos tenia su taller y boutique en una hermosa casona de Tlaquepaque,  ahí fue  donde encontró todos los elementos para dar forma a sus diseños los telares, las bordadoras y sobre todo, un ambiente de creatividad sin igual, ademas de viajar por todo el país para conocer mas acerca de la indumentaria tradicional y de esta forma dar mas sentido a sus diseños, llego a exportar  el 60% de su producción, sus colecciones eran de  de 22 a 30 modelos que, al momento de su lanzamiento, ya tenían compradores en Estados Unidos, Hawai, Alemania, Italia y Australia. teniendo como clientes a las familias Kennedy o Kissinger.

vista trasera Irene Pulos
Vista trasera de un diseño de Irene Pulos

Con  la caída del turismo y la crisis de los 90’s  cerro casi todas sus tiendas, menos la de Tlaquepaque y  su taller. Logro mantener su prestigio gracias a que damas mexicanas de cierto nivel cultural y económico se identificaron con sus modelos y empezaron a usarlos. Con esto por fin  el nombre de Irene Pulos era reconocido en su tierra:

Fue maravilloso ver cómo las señoras que antes decían que no se iban a poner ese tipo de ropa, porque nada más les iban a faltar las plumas, notaron el impacto que causaban con ella cuando la usaban para recibir a visitantes internacionales o para  acompañar  a sus esposos en convenciones en el extranjero.

 

Con el tiempo y las diversas crisis Irene se vio obligada a cerrar definitivamente su taller y abrió un restaurante en 1992 llamado «Casa Fuerte» en Tlaquepaque.

Y si se preguntan, de quien es el hermoso Kaftan de las fotos … Es una creación de Irene Pulos en los #80s inspirada en los huipiles Chiapanecos, y por supuesto que esta a la venta. 😉

etiqueta Irene Pulos
Etiqueta de los diseños Irene Pulos en los 80’s se puede apreciar las indicaciones de lavado en ingles, determinando que la mayoría de sus consumidores finales eran extranjeros.

 

Feliz tarde a todos  y besos vintage. <3