Publicado el

La historia del fake fur o «piel falsa»

  «Las chicas jóvenes no sueñan con un abrigo de piel como una imagen de lujo» Suzy Menkes

Tras siglos de la falsa creencia que los materiales raros como las pieles, elevaban el autoestima y que por ende solo las personas de alto poder adquisitivo podían adquirirlas. En 1910 llego la novedad de la piel falsa, la primer en ser imitada fue la piel de Astrakhan, esto significaba que cualquier mortal podía  adquirirla y  sentirse  de la alta sociedad, sin adquirir una piel genuina. Los periódicos de la época exclamaban «Los altos precios de las pieles reales y la excelencia de las pieles textiles  han contribuido a  engrandecer esta nueva tendencia»

En sus inicios la piel textil  estaba hecha de tela de pelo, con una técnica de bucles de hilo que se usaba para crear pana y terciopelo. Entre 1919 y 1928,  los Estados Unidos impusieron un impuesto del 10 %  sobre la piel real como parte de las medidas pro guerra, lo que fue una gran ayuda para los fabricantes de piel textil, algunos tenían tantos pedidos que cerraron temporalmente.

En 1924  un experto en pieles textiles declaro al Times «Cada vez que un pelaje se pone de moda, el comercio busca un sustituto, porque la chica de la Sexta Avenida quiere parecerse a la mujer de moda de la quinta, y debemos ayudarla a encontrar el camino».

Conforme mejoró la tecnología, se pudieron crear nuevas impresiones en seda las cuales imitaban al Leopardo, la gacela pero no fue hasta  1948 cuando se pudieron replicar de algunos de los mas grandes pedidos Vison, Castor, Chinchilla, armiño y poni. Eran tan buenas eran estas imitaciones  que solo se podían descubrir si eran falsas  al tacto.

En ese entonces la piel falsa era mucho mas que una alternativa barata,  era una forma de burla al reino animal,  las editoriales de revistas como vogue, abundaban modelos con telas brillantes y afelpadas, que ya no se asemejaban a animales reales.

En 1965  se inicio la lucha en contra del uso de piel real, en 1968, miembros de Sociedad Audubon se manifestaron frente a la tienda de moda de lujo Saks Fifth Avenue, en contra del uso de pelaje de animales en peligro de extinción. esto fue en aumento los siguientes años cuando los activistas ampliaron sus misiones para incluir el bienestar general de los animales y no simplemente su conservación en la naturaleza.

 La industria de la piel falsa vio nuevamente una oportunidad en los años 70, EF Timme & Son, lanzó una campaña publicitaria que atacaba a la industria peletera.
En la actualidad, la industria  de la piel falsa vive uno de sus mejores momentos, por la gran variedad de técnicas que permiten simular una piel natural, sin lastimar a un animal.
¿y tu  cual prefieres?
besos vintage y nos vemos la próxima semana.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *