Publicado el

La historia del print de leopardo.

Para usar leopardo tienes que  tener un tipo de feminidad sofisticada, si eres justa y dulce, no lo uses… Christian Dior

Elegante, sofisticado y símbolo de poder, el estampado de Leopardo es definitivamente la tendencia  más perdurable y re-interpretada de los últimos años.

Se dice que esta leyenda inicio en 1925  cuando la actriz estadounidense Marian Nixon  alardeo y camino por las calles con un leopardo real como si fuera su accesorio. Años más tarde,en los 30’s, en el taller de París perteneciente a Barone Christoff von Drecoll, dirigido por Meussieur Besancon de Wagner, creó un traje de seda dorada… Pantalones odeliscos, combinados con una chaqueta de piel de leopardo, en esa misma década  Jeanne Paquin, una de las grandes diseñadoras de la década, su sello principal era el uso excesivo de fur en sus colecciones, ella diseño un abrigo de leopardo. En los 40s, las hermanas Callot Soeurs crearon un vestido de día con un gran cuello de leopardo e incrustación de pieles en los bolsillos, en esa misma década, Bettie Page escandalizo al mundo utilizando un traje de baño de leopardo.

Abrigo de la diseñadora Jeanne Paquin de 1940.
Marian Nixon interpretando nuevamente su glorioso paseo con un Leopardo

Pero el autentico hit del leopard print fue hasta la colección primavera-verano de Christian Dior en 1947 Donde se utilizó por primera vez como estampado y no solo la piel, los protagonistas fueron el vestido de día llamado Jungle y el vestido de noche llamado Afrique .Dior también utilizaba pieles de leopardo para los puños grandes en  los abrigos de terciopelo, sombreros o ropa. En los 50s Roger Vivier  creo una impresión semejante a un leopardo en el satén en tonos de azul brillante, con zapatos y bolsos a juego.

Zapatos de Roger Vivier en 1950
Presentación del vestido Jungle de 1947 de la casa Dior

 

Adrián, el diseñador de vestuario de MGM  en 1951 creó un vestido de lamé con estampado de leopardo. Ese mismo año Balmain, creó la total apariencia en piel: pantalones, chaqueta y botines. En ese entonces el usar leopardo era sinónimo de gran sofisticación y elegancia.  En las décadas de los 50s y 60s  las estrellas de cine como Ursula Andress y Brigitte Bardot  eran fieles seguidoras de esta tendencia.

Diseño de Balmain 1950

 

De los  impresionantes abrigos de capa en los años 50, el leopardo se transformó en chaquetas con doble botonadura o pequeños abrigos en líneas finas y ajustadas en los años 60. Yves Saint Laurent, continuó utilizando la impresión en la Maison Dior y esta misma fue incluida en su colección YSL, que se hizo famosa por sus largas chaquetas de gasa y un abrigo de lentejuelas en 1964. En esa misma década Bob Bugnand, se hizo famoso por creaciones que incluyen un vestido de talle alto y bordado con lentejuelas formando un motivo de leopardo. Una vez más, el leopardo print fue el responsable del éxito de Roberto Cavalli  en los 70’s y  del inolvidable patchwork de mosaico de Christian Lacroix en los 80´s.

Diseño de Lacroix 1980.

En 1991 Se convirtió en la tendencia en prendas de punto gracias a Azzedine Alaïa, en esa misma década  fue utilizado por  Thierry Mugler  y se convirtió en la característica distintiva de Dolce & Gabbana en el 94, desde ese entonces todas las piezas  de la firma están forradas  con estampado de leopardo.

Diseño de Azzedine Alaïa en los 90s
Conjunto Dolce & Gabbana 90s

La idea de leopardo ha cambiado totalmente desde su concepto original, ha sido usado en accesorios como botas, zapatos, sandalias y bolsos en las colecciones de todas las líneas de moda que conocemos. Inevitablemente  con este abuso corre el riesgo de ser mal interpretado con textiles baratos y formas vulgares, el que fuera el rey del lujo y sofisticación ahora  se le considera barato o poco elegante, ademas de que  tristemente en la mentalidad colectiva, el leopardo sigue siendo sexy y no elegante.

Nos vemos en el siguiente cuento vintage y que tengan un excelente fin de semana.

Besos Vintage.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *